Artigos

Escribir para los adultos

Tenemos excelentes escritores en nuestro país que nada le tienen que envidiar a los extranjeros. Pero aún tenemos un camino largo que seguir, dentro y fuera de nuestras fronteras. Incluso en Brasil, aunque tengamos grandes escritores, muchos son absolutamente desconocidos del gran público. En ese punto, volvemos al asunto de la falta de hábito de leer, junto con la falta de poder adquisitivo etc. Parece un ciclo interminable, pero no lo es.

 

Paulo Coelho, por más que haya reunido tras de él un batallón de críticos feroces a sus trabajos, hizo lo que nadie — a excepción de Jorge Amado — había conseguido hasta hoy: llevar textos brasileños a diferentes países del mundo. Aunque su trabajo no tenga la cultura brasileña como telón o discusión central, no importa. Creo que las puertas abiertas por él pueden abrir el camino a muchos otros, porque lo más importante fue vencer el primer obstáculo, romper el paradigma de que los escritores brasileños sólo podrían tener éxito en el exterior si ellos hablasen de samba, mulatas, playas y carnaval. No significa que todo eso no sea parte de nuestra cultura, pero no somos un pueblo preocupado solamente con esos valores, por más importantes que sean para nosotros. Nuestra “cara” es, con certeza, mucho más multifacética y mucho más interesante.

Así, espero que la verdadera cara de Brasil viaje por todo el mundo, a través de muchos y muchos autores y obras, cuyos libros, en conjunto y a lo largo del tiempo, realmente el pueblo que somos.