Artigos

Sobre libros electrónicos/e-books

Recientemente, y de repente… No más que de repente… Surgió esa novedad que se llama “libro electrónico”. Y el mundo entero se vio delante de la posibilidad real de leer sin que el papel sea necesario. ¡Qué cosa más extraña, pensarán algunos! Al final, desde que el hombre inventó el papiro, la palabra escrita se tornó parte integrante de la sociedad humana.
Sin embargo, ¡la modernidad trajo el libro electrónico y revolucionó todo eso! Hoy día, sin embargo, aún estamos en las primeras etapas y dando los primeros pasos en esa dirección. En Brasil, todo es aún una novedad, y por más que las empresas que producen educación y cultura estén cambiando para el libro virtual, aún hay un largo camino por recorrer. La verdad, el acceso al e-book aún está restringido a un grupo pequeño – si se compara al universo compuesto por los que leen. Y si pensamos que el consumo de libros tradicionales en Brasil aún es muy bajo, en relación a los e-books existen otras dificultades que se suman: la falta de hábito de lectura, y la falta de acceso masivo a la internet y la falta de conocimiento básico sobre los diferentes recursos electrónicos. En otras palabras, mucha gente no tiene siquiera una computadora en casa, mucho menos un tablet. E inclusive aquellos que usan la computadora con regularidad, muchas veces no saben utilizar sus infinitos recursos disponibles.

Claro que, en mi opinión, nada de eso es obstáculo para el avance del libro electrónico. Al contrario, podrá ser un gran incentivo, pues mucha gente que no tiene el hábito de leer un libro impreso, podrá comenzar a leer los e-books, aun cuando sea movido por la curiosidad de conocer un tablet las nuevas generaciones, se diga de paso, ya están naciendo con sus manos listas para las teclas de cristal líquido.

Y, sinceramente, también no creo que los libros impresos vayan a desaparecer. ¡Realmente no lo creo! Por lo menos, no en las próximas décadas. Creo que los e-books van a encontrar su propio espacio y su propio público, en Brasil y en todo el mundo. Los libros impresos también. Y el mercado se reacomodará de aquí a algún tiempo, pues todos serán ampliamente beneficiados, ¡no sólo el público lector! A su vez, los autores, tendrán nuevas posibilidades y libertad para, si fuera el caso, producir los propios libros -si así lo desean. El libro electrónico, inclusive, trae nuevas posibilidades para todos: lectores, autores, editores, libreros, profesores…

Entonces, ¡que nuestro “papiro” esté listo para una larga (y ágil) jornada!