Artigos

¿Por qué la Literatura?

Sobre escribir… Yo descubrí muy temprano que escribir era mi gran objetivo. Yo soy una gran consumidora de libros y hoy puedo evaluar cuanto aprendí a través de ellos a lo largo de mi vida. Mis primeros ejercicios literarios empezaron temprano, a los 14 años. Escribía poesías, historias y crónicas y reconozco que el incentivo de mi familia en ese proceso, sobre todo de mi padre, fue fundamental para mi formación porque desde muy pequeña yo siempre viví rodeada de libros. Leer es pensar. Leer es contemplar. Leer es crecer como ser humano.

La lectura es capaz de transportarnos a mundos secretos, a aventuras fantásticas y maravillosas, al fondo de las emociones humanas, ¡muchas veces incomprensibles! Tuve un maestro de Literatura Brasileña que decía:

 

“El arte es la imitación de la vida. La literatura es la imitación de la vida. Pero la vida es mucho más grande y más compleja que todo arte y que toda literatura, porque cuando terminamos de leer un libro, siempre podremos recomenzar la lectura si algo no ha sido entendido. Con la vida eso no pasa. La vida no permite volver cuando nosotros no la entendemos.”  sido entendido. Con la vida eso no pasa. La vida no permite volverse cuando nosotros no la entendimos.”

 

Jamás me olvidé de eso y siempre pensé en las manifestaciones artísticas como los grandes dones que nos fueron concedidos para que podamos comprender mejor la vida y a nosotros mismos, reflejados en las páginas de un romance, en los conflictos vividos por los personajes, en las imágenes de una bella pintura, en los acordes de una música que nos toca el alma.

 

 

Por eso, escribir. Por eso intentar transformar en arte los secretos del corazón y poder compartirlos con el mundo entero. Siempre.

¡Hay autores inolvidables! ¿Quién no tiene una lista de preferencias? Mis pasiones literarias son:

Fernando Pessoa: ¡todo lo de Fernando Pessoa es totalmente divino!
Clarice Lispector: idem.
Manuel Bandeira: emocionante.
Vinícius de Moraes: eterna pasión
Carlos Drummond de Andrade: amor a primera lectura.
Jorge Amado: el rostro y la síntesis de Brasil. Maravilloso.
Lygia Bojunga Nunes: mi ícono.
Shakespeare: Sin palabras. ¡No hay nada que decir!
William Blake: para ver los abismos del alma humana… Divino.
John Donne: Emocionante.
Whalt Whitman: El Gran y maravilloso poeta.
Gabriel García Márquez: histórico, memorable e inolvidable.
Jorge Luis Borges: que me hizo comprender mejor los intrincados laberintos del texto literario.
Isabel Allende: emocionante y sorprendente.
Los franceses: todos, sin excepción, los verdaderos Maestros.

A esta lista pueden incluirse decenas de otros nombres…